La esperanza del impío, pura frustración

devocional-17-diciembre-esperanza-impio-frustracion


«Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; y la expectación de los malos quedará burlada.» Proverbios 11:7

Dice el dicho popular que la esperanza es lo último que muere. Pero acaba muriendo. Cuando el perverso muere, con él muere su esperanza. Eso porque su esperanza se limita apenas a este mundo y a esta vida. Toda la inversión del perverso se termina cuando él va para la sepultura. Todo lo que juntó se quedará aquí. Nada trajo y nada se llevará de esta vida. La expectativa de la iniquidad desaparece como la neblina.

Lo más grave es que el fin de la línea del perverso no es terminar en la tumba helada, sino pasar la eternidad en tinieblas, tormentos, separado para siempre de la presencia de Dios. La esperanza del perverso desemboca en el más tormentoso desespero.

Sin embargo, aquellos que esperan en Dios tienen una esperanza viva. Esos renuevan sus fuerzas y suben como águilas, corren y no se cansan, caminan en el vigor del Omnipotente y no se fatigan. Los que esperan en el Señor no cierran las cortinas de la vida en el ocaso de la existencia; la muerte para ellos no es el fin de la jornada sino el amanecer de una eternidad de gozo inefable y lleno de gloria. Jesucristo, el Rey de la gloria, es nuestra esperanza.

Devocional del libro “Gotas de Sabiduría para el Alma” escrito por Hernandes Dias Lopes. Publicado con permiso de Clie.es

Nos gustaría saber tu opinión