El gran amor del Señor nunca se acaba

Reflexion-El-Gran-Amor-de-Dios-Nunca-se-Acaba

“Siempre tengo esto presente, y por eso me deprimo. Pero algo más me viene a la memoria,lo cual me llena de esperanza: El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.” Lamentaciones 3:20-21 NVI

Encontrarme estas cosas siempre me sorprende.
Jeremías está acordándose de todo lo que está ocurriendo, de todo el desastre y la pena (de eso trata el libro de Lamentaciones). “Siempre tengo esto presente y por eso me deprimo”, dice. ¿Cuántas veces nos pasa a nosotros lo mismo? Son muchas cosas las que no nos podemos sacar de la cabeza, y las que nos deprimen. A veces es muy difícil.

“Pero algo más me viene a la memoria”. Y a veces, quienes son del Señor saben que dentro de uno pueden ocurrir cosas contradictorias, como estar de duelo y tener paz, estar deprimidos y seguir viendo la belleza de las cosas.

“Algo más”, algo que sucede al mismo tiempo que la preocupación y la depresión, “lo cual me llena de esperanza”. Y ahí estás tú, con toda tu depresión y todo lleno de esperanza, y no entiendes nada.

Y sin embargo, Dios impone su esperanza en nosotros sin quitarnos el dolor ni la depresión. Van al mismo tiempo, pero nos deja todo el espacio para que estemos tristes y tengamos nuestro duelo. No es bueno vivir permanentemente en el dolor, ni querer evitarlo disimulándolo, o reprimiéndolo. Estos pocos versículos son toda una muestra de buena salud mental.

Y solo el amor eterno de Dios puede cicatrizar bien algunas heridas.

Y luego, también me sorprende no haber visto esta secuencia de versículos antes; me los encontré un poco por casualidad ayer, y parecían ahí para explicar lo que me pasaba. Qué manía tenemos con leer solo versículos aislados, e incluso alimentarnos de los centenares de citas bíblicas aisladas que vamos encontrando por aquí. Porque sí, lo hemos leído y escuchado cien veces, “el gran amor del Señor nunca cesa”… sí, pero qué bueno es estar leyendo eso de labios de una persona que está pasando por un mal momento. Cómo cambia toda la perspectiva.

Autora: Noa Alarcón
Noa escribe la sección “Preferiría no hacerlo” y el blog “Amor y Contexto” en Protestante Digital.

Puedes leer más reflexiones aquí

El gran amor del Señor nunca se acaba 5.00/5 (100.00%) 1 vote

Nos gustaría saber tu opinión